lunes, 31 de marzo de 2014

Amar lo pequeñito

Amo lo pequeñito
lo insignificante
lo cotidiano
los minutos que parecen nada
si no hay productividad,
y para mi encierran alma, esencia...
autenticidad, 
calma, observación, creatividad.

Lo pequeñito en lo cercano
también en lo lejano
que provoca grandes emociones...

En la inmensidad de la naturaleza...
me sorprende una avispa
queriendo enterrar en la arena
a una compañera muerta
que sujeta con sus patas
y que apenas le deja levantar el vuelo...
mucho menos excarvar...
sin embargo, perdura en el intento
sin dejarla ni un momento
para hacer el hueco...
siendo ajena a mi asombrada mirada.

No me deslumbra el prestigio
la fama, ni el glamour
me alumbra el detalle
la persona, el interior, lo sutil.

Una única rutina tengo,
ir a trabajar caminando...
el mismo trayecto diario
y cada día me sorprendo,
con el canto incansable de los pájaros
las flores de los árboles cambiantes
la luna, las estrellas
el cielo, 
el amanecer
el calorcito del sol en un día frio
el sabor de un helado,
la conversación espóntanea
la soledad, la compañia,
la impotencia de un padre
el desafío de un niño
sencillamente...amo lo pequeñito.

Por eso, allí donde estoy...
cada vez que paseo...
algo diminuto encuentro
que gozo al ver 
que atrae mi atención y me entusiasma.


Pd.: ¿Cuántas cosas pequeñitas disfrutas en tu mundo? Esos son los recuerdos que nos quedan y llenan el alma...como cuando eramos niños.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Guapa preciosa manera de expresarte tienes y si yo tambien amo lo pequeñito porque poco a poco lo pequeñito me hace sentirme grande bss me debes un café

rescatadora de momentos dijo...

Tú lo has dicho corazón, lo pequeñito te hace sentir grande. Un abrazo enorme que te daré.

Publicar un comentario